miércoles, 2 de diciembre de 2009

DESEO CONCEDIDO I


...Claudia estaba ya cansada de ser hija unica. Sus
amigos Monica y Arturo tenian montones de hermanos y hermanas. Claudia queria desesperadamente un hermanito.
-Ya teneis una niña, comentaba, - ¿no os gustaria un niño?. Yo seria la niña de la casa y El, el enano.
- Eh, mama, ¿ que te parece ?- preguntaba Claudia.
Su madre siempre tenia una respuesta preparada:
- Me olvide de avisar a la cigueña que ya no vivimos
en la ciudad, que el pasado año nos mudamos a este pueblo, respondio mientras sacaba los platos de la alacena. Claudia puso la mesa. Su madre sonrio y la guiño un ojo picaramente.
-La pobre cigueña no sabria donde tiene que dejar al niño.
Pero Claudia no era tan ingenua. Arturo les habia explicado a ella y a su amiga Monica como venian los niños al mundo:
-Para que unos papas tengan un niño, primero la mama tiene que ponerse muy gorda. Tiene que
comer sin parar hasta ponerse tan, tan gorda que parece que va a explotar, pero no explota. Va a un hospital a perder peso y luego escojen al bebe. Asi es como funciona la cosa -, habia afirmado con toda seguridad.
Las semanas transcurrian y la mama de Claudia seguia tan flaca como siempre.
-Se pasa el dia comiendo zanahorias, les dijo a sus dos amigos en el parque. -Asi nunca tendre un hermanito.
-Pues mi madre se ha puesto como un elefante de gorda, dijo Arturo, -Dicen que pronto la llevaran al hospital. Como vuelva a casa con un niño, te lo regalo. ¡Ya tengo cuatro hermanos!
-Yo vi en la tele que por unos euros se puede adoptar a un niño extranjero.
-No eso no me sirve..., Yo quiero un hermanito que sea como yo.
-Pues que sepas, que no siempre traen lo que quieres, le dijo Arturo, -ya ves lo que me han traido a mi.
-Cuando mi madre vaya al hospital yo ire con ellos y asi tendran que escojer un niño.
El verano pasaba rapido y su madre seguia picando palitos de apio o zanahoria entre las comidas,
-¡Asi como se va a poner gorda! pensaba Claudia. Cuando ya habia perdido casi las esperanzas de ver su deseo cumplido, oyo a la señora Martina comentarle a otra vecina que una hechizera acababa de llegar al pueblo para vivir alli....

6 comentarios:

  1. Que bonita historia, me encantara saber como sigue.....ahora es a mi a quien le toca esperar otro capitulo, jeje, un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué tierno! espero con ansia la continuación... Besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola cielo preciosa historia
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Muy bien mi niña ¡hala! ya me tienes en vilo hasta el siguiente capitulo, por que me ha encantado y me has dejado enganchada ¿contenta? jejeje
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Un bonito cuento, que además va aderezado con la ingenuidad infantil.
    Muy bello.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Que tierna es a veces la ingenuidad, la inocencia de los niños, que pena que cada vez queramos convertirlos en adultos antes...

    Abrazos

    ResponderEliminar